martes, 16 de febrero de 2010

La regionalización de Marruecos.

La regionalización

La regionalización implica la división de un territorio en áreas menores con características comunes. Las regiones son los elementos fundamentales del proceso de regionalización. Se conceptúan como áreas integradas histórica, económica, administrativa y culturalmente, que conforman unidades geo-económicas.
La descentralización por regiones consiste en la transferencia de funciones y la correspondiente facultad de decisión en lo político, económico y administrativo, del centro a la periferia, buscando el desarrollo homogéneo de las regiones, orientando eliminar las desigualdades y desequilibrios existentes en nuestro país. La descentralización en término general busca disminuir las diferencias entre el centro y las periferias, descentralizando los poderes del Estado, organismos públicos, con facultades y competencias en diversos sectores.
La descentralización por región trae consigo muchos aspectos favorables:
1. Para los países que adoptan la regionalización. Los gobiernos locales y regionales por ser
escogidos democráticamente, tienen un mayor grado de compromiso con la ciudadanía
para responder a sus expectativas y demandas, además, que de no cumplir con estas y con
sus propuestas, los ciudadanos tendrán autoridad para exigirles, reclamarles y dado el caso
revocarles el mandato.
2. Con las nuevas atribuciones y responsabilidades de los municipios, es mucho más fácil
para estos solucionar sus problemas y necesidades locales, ya que las conocen más de cerca
y probablemente conozcan mejor también sus soluciones. De esta manera podrán actuar
ágilmente, evitando el trámite burocrático antes necesario y evitando también la
disminución de sus recursos en las redes clientelistas. Acabando así con el costoso e
ineficaz paso por la administración central.
3. El proceso de descentralización ofrece mayores canales de participación política ciudadana
y es un medio de acercamiento entre gobierno y sociedad.
4. Posibilita la generación de recursos locales mediante la reestructuración de la inversión.
5. La descentralización es apoyada por todos los grupos sociales que sienten que han sido o
que podrían ser temporalmente o sistemáticamente excluidos de los mecanismos de
decisión del gobierno central. Esto puede referirse tanto a los grupos sociales subordinados
que aspiran incorporarse al sistema de gobierno, como a las elites gobernantes que temen
ser excluidas. Este hecho otorga un gran potencial de cambio y modernización.
6. Libera a la alta dirección de parte de la carga en la toma de decisiones y obliga a los
administradores de los niveles superiores a delegar.
7. Estimula la toma de decisiones y la aceptación de autoridad y responsabilidad.
8. Da a los administradores más libertad e independencia para tomar decisiones.
9. Fomenta el establecimiento y el uso de controles amplios que puedan aumentar la
motivación.
10. Hace posible las comparaciones del sistema de diferentes unidades organizacionales.
11. Facilita la diversificación del producto.
12. Ayuda en la adaptación a un ambiente rápidamente cambiante.
13. Hay un traslado de competencias desde la administración central del estado a nuevas
personas morales o jurídicas
14. El estado solo ejerce tutela sobre estos.


Al contrario, Las dificultades o desventajas de la regionalización son:
1. Los procesos de descentralización plantean serios desafíos y problemas en el logro de los objetivos nacionales de las políticas distributivas y macroeconómicas debido al mayor acceso de los gobiernos regionales y locales a diversas fuentes de financiamiento.
2. Hace más difícil la aplicación de una política uniforme.
3. Aumenta la complejidad de la coordinación de unidades, organizacionales descentralizadas.
4. Puede dar como resultado la pérdida de cierto control por parte de los administradores de los niveles más altos.
5. Por la disponibilidad de administradores calificados.
6. Incluye gastos importantes para la capacitación de los administradores.
7. Puede estar limitada por fuerzas externas (sindicatos nacionales, controles gubernamentales, políticas fiscales).
8. Quizá no resulte favorable para las economías a escala de algunas operaciones.
PROYECTO DE UN MODELO MARROQUÍ
Actualmente Marruecos esta dividido en 16 regiones, 45 provincias y 26 wilayas / prefecturas, un total de 71 que contienen 1547 municipios (249 urbanos y 1298 rurales). Con una ley de comunidades locales abierta a modificaciones (crear o eliminar regiones, provincias o municipios).
El domingo 3 de enero, el Rey Mohamed VI, nombró a los 21miembros de la Comisión Consultiva de Regionalización (CCR), una organización que trabajará para elaborar un modelo singular de regionalización avanzada para mejorar el gobierno territorial y el desarrollo de Marruecos. El grupo deberá presentar un proyecto de la concepción general del modelo de la regionalización avanzada al propio monarca antes de que finalice el mes de junio de 2010.
"Esta regionalización será el preludio a una nueva dinámica de reforma institucional profunda y una confirmación democrática de la singularidad del reino alauí", afirmó el Rey Mohamed VI en su discurso del 4 de enero.
"Entre los principales objetivos que tenemos marcados, está el que nuestras recuperadas provincias del Sur encabecen la regionalización avanzada” indicó Mohamed VI. Este modelo, explicó, "deberá ser el resultado de las especificidades marroquíes, englobando todas las regiones del reino, incluidas en primer lugar las provincias del sur".Por todo ello, la comisión "debe trabajar para crear un novedoso sistema nacional de regionalización, sin caer en mimetismos ni en la fiel reproducción de las experiencias extranjeras", con el objetivo de "fundar un modelo vanguardista de regionalización para los países en desarrollo".
De lo antes dicho, parece que existe una política pública de descentralización en Marruecos, su traducción en la práctica toma diferentes formas. Las modificaciones realizadas en los textos en las dos últimas décadas y el último discurso del Rey demuestran una voluntad comedida y prudente del poder central frente a la gestión del espacio nacional.
En cambio, el proceso de regionalización no debe ser enfocado y programado de arriba abajo sin la concertación necesaria con la población y sin tener en cuenta las especifidades marroquíes.
Otorgar una autentica autonomía a las regiones creadas, dotándolas entre otros de mayores medios materiales e invirtiendo en recursos humanos, adaptándose a las necesidades especificas de las entidades territoriales con la implicación de la población y representantes de la sociedad civil en la planificación estratégica elaborada desde el gobierno central del modelo de desarrollo de territorio, son los principales objetivos que el pueblo podría esperar de ese proyecto de regionalización.
Samir C1.1

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludo samir,
Sabemos ya que las seis (16) regiones económicas en Marruecos cuentan entre las unidades territoriales descentralizadas. Estas organizaciones disponen de consejos elegidos y de presupuesto anual propio. La complementariedad entre las provincias que les forman fue tenida en cuenta al principio por los poderes públicos para favorecer el desarrollo regional y nacional deseado. Pero muchas dificultades de orden financiero y legislativo impiden estas unidades de desempeñar correctamente el papel por lo cual son establecidas. Así el Rey Mohamed VI nombró el domingo 3 de enero pasado a una comisión consultiva de regionalización que trabajará para elaborar un modelo singular de regionalización avanzada con intención de mejorar el gobierno territorial y el desarrollo de Marruecos. Los 21 miembros de esta comisión deberán presentar un proyecto de la concepción general del modelo de la regionalización avanzada al monarca antes el fin del mes de junio 2010. El rey subrayo en su discurso del 4 de enero."Entre los principales objetivos que tenemos marcados, está el que nuestras recuperadas provincias del sur encabecen la regionalización avanzada”. Este modelo, explicó, "deberá ser el resultado de las especificidades marroquíes, englobando todas las regiones del reino, incluidas en primer lugar las provincias del sur".
¿De que forma será esta regionalización? ¿Cómo será el poder de estas instituciones? ¿Cual será el campo de acción político económico y legislativo propio? ¿Cuales serán las medidas materiales e humanas a ponerse a su disposición en el futuro? La respuesta a todas estas preguntas depende primero de la voluntad política del monarca y su gobierno. De toda manera ojala que sean organizaciones de proximidad capaz de responder a las preocupaciones necesarias de los ciudadanos en el terreno social económico cultural, sanitario, educativo y de la vida cotidiana de manera general.
Chanfara, C11 del Instituto de Cervantes,(Febrero del año2010)

Anónimo dijo...

Marruecos es uno de los países más centralizados del mundo que se va a regionalizar. El nuevo modelo de Estado se empezará a poner en pie en el Sáhara Occidental, un territorio que Rabat se disputa con el Frente Polisario, respaldado por Argelia. Ese proyecto es una respuesta a la campania de propaganda de Aminatou Haidar. Si Marruecos aplica la regionalización, obligará al Polisario a reaccionar.
Pero tambien, para realizarlo, las organizaciones de proximidad deben ser capaz de responder a las expectacions de los ciudadanos tanto en el nivel social y economico y educativo.

Anónimo dijo...

Por fin llega la era de las autonomías y con ella una visión política más en concordancia con los tiempos que corren. Nuestro país busca una solución pacífica del conflicto del Sahara y una apertura hacia el exterior que impulse su desarrollo internacional. Por eso opto por la regionalización aquella decisión se preparaba durante todos estos anos del reino de Mohamed 6.
En efecto, antes de decidir de la regionalización, tuviera que meter todas las regiones en igualdad para poder asumir mejor, y con más comodidad.
Los que asistían a la frenética dinámica de construcción de infraestructuras de bases, sobre todo de carreteras, autopistas, modernización de ciudades, electrificación de pueblos y aldeas, construcción de puertos y aeropuertos, a los que se ha dedicado en cuerpo y alma el rey de Marruecos.
Se habla en la calle de esta iniciativa real como un simple golpe de teatro destinado a acallar bocas y poner a la opinión internacional ante un hecho consumado de anexión del Sahara.
Pero creo que se equivoquen. El Sahara ha sido, es y será territorio marroquí por los siglos de los siglos. La situación actual de conflicto, es el resultado de la inquina de un clan militar perdedor que intenta distraer la atención de sus propios conflictos internos.
En efecto, Argelia podía haber contribuido definitivamente a la concordia en la región y hacer que ésta sea un modelo a seguir por toda África. Pero como veis, se empecina más y más porque sabe que un día tendrá que pedirle al Polisario que deje Tinduf. Y eso será otro cantar.
Imane C11

paola dijo...

Como no soy marroquí y muchos matices del debate político del país se me escapan, encuentro muy interesante y raro al mismo tiempo que un debate sobre la regionalización pueda terminar con discusiones sobre el conflicto del Sahara. Por causa de mi ignorancia sobre este último sujeto, prefiero quedarme con un comentario más general sobre el proceso de descentralización. Se trata de toda manera de un sujeto muy debatido también entre los que se dedican a estudiar el desarrollo de los países y en particular el desarrollo local. Ventajas y desventajas de este proceso se pueden analizar de puntos de vista diferentes, en particular económicos, político y sociales y dependen mucho también de la manera en la cual la descentralización se actúa. Por ejemplo se puede encontrar una transferencia de poder político (y entonces de responsabilidades), una transferencia de recursos económicos y las dos al mismo tiempo. A menudo, en el discurso político, la regionalización es presentada como la panacea de todos los malos, como la soluciones de todos los problemas conectados con la fornitura de servicios públicos. De veras el suceso del proceso, es decir una mejoría de los servicios para los ciudadanos y una mejor gestión de la “cosa pública” y de los recursos depende muchísimo del contexto y de los mecanismos. Hay muchas situaciones que pueden causar que la regionalización sea un fracaso. Por ejemplo si hay solo transferencia de responsabilidades y el gobierno central no asegura recursos por los gastos, las regiones se encuentran obligadas a prestar más servicios que antes sin tener bastantes dinero y las condiciones de vida de la población se hacen peor. Otro caso negativo es cuando las regiones tienen que encontrar los recursos con impuestos locales. En este caso las regiones pobres, que no recaudan mucho dinero de su población nunca tendrán la posibilidad de responder a todas las exigencias de los habitantes. Normalmente la descentralización puede asegurar el bienestar de toda la población de un país cuando hay una combinación muy sabia de responsabilidades locales y redistribución de recursos a nivel central. Paola

Anónimo dijo...

Me parece que hay que elaborar los pilares de una regionalización democrática teniendo en cuenta las específicas culturales, geográficas, históricas de las áreas; y al mismo tiempo hay que insistir sobre la distribución justa de los recursos.
El modelo de regionalización que se adoptara debe ser compatible con las especificidades de Marruecos, con las condiciones y circunstancias que vive Marruecos.
Este ejercicio no es fácil, pero será necesario para favorecer el desarrollo político, económico y especialmente social del país.

La regionalización no puede dar resultados sin la implicación de los ciudadanos. La participación de los representantes elegidos y la sociedad civil es esencial

Sin embargo, es necesario garantizar:

- la coherencia en la región;
- la unidad cultural;
- la coordinación entre el desarrollo urbano y rural, entre las ciudades y los campos;
- las características comunes de las regiones;
- la transferencia de competencias: la cuestión de la disponibilidad de administradores competentes al nivel de la región puede surgir. Se necesitarán años para la formación de hombres y mujeres competentes al nivel local;
- la distribución justa de los recursos: algunas zonas no tienen recursos propios.

En este contexto, el área será la sede o el punto de encuentro entre los proyectos "desde arriba", del Estado, y los proyectos "desde abajo", de las colectividades.
La gestión al nivel de la región debería ser más adecuada, menos costosa y mejor controlada por las autoridades regionales, dada su proximidad y conocimiento de los problemas locales.

Sin embargo se debe prestar una atención especial a la coherencia y la financiación de los grandes proyectos estratégicos como la infraestructura, la educación universitaria, el medio ambiente. Una visión interregional para tales proyectos será una solución.

Rajaa C11